Aventuras En Alta Fidelidad

En portada > Blogs > Aventuras En Alta Fidelidad > Diez Años Y Una Zanahoria, las vicisitudes de Standstill (I)

Diez Años Y Una Zanahoria, las vicisitudes de Standstill (I)

Blogs | 20/11/2008
Tratar de plasmar la trayectoria de una banda como Standstill en un DVD documental como Diez Años Y Una Zanahoria (2008), supone uno de los mayores retos que se pueden plantear, sobre todo cuando uno comienza a darse cuenta de los sacrificios que se pueden llegar a hacer por tratar de alcanzar un sueño.
Vota : | ResultadoVotos : 0
Diez Años Y Una Zanahoria
Standstill
Standstill
Standstill
Standstill
Cuando oi las primeras noticias de que Standstill iban a publicar un DVD documental de su trayectoria, jamás me llegué a imaginar que es lo que nos podríamos encontrar en Diez Años Y Una Zanahoria (2008).

Si bien es cierto que en sus ya más de diez años en el music business Standstill han tocado todos los palos habidos y por haber, lo que ya resulta más sorprendente es ver como, a pesar de la buena prensa, de la innegable calidad de sus trabajos, la banda ha tenido que pasar por numerosos puntos de inflexión y excesivas penurias, para alcanzar un estatus que, a mi juicio, sigue siendo demasiado pequeño para ellos, si se equipara con su enorme talento.

No es éste país para gente que basa su música y sus vivencias en el Do It Yourself, ni tampoco para los pioneros en las últimas tendencias como el Hardcore, ni para los que fusionan las artes escénicas con la música, ni para los que siguen con su vista puesta en el mañana. Ya se sabe además que cuando uno no es profeta en su propia tierra, resulta difícil serlo fuera, por mucho que te dediques a patearte media Europa. Un esfuerzo titánico que no siempre se ve justamente recompensado.

Personalmente el nombre de Standstill llegó por primera vez a mis oídos allá por el verano del 2002, coincidiendo con la publicación de su Memories Collector (2002), uno de sus trabajos más aclamados junto con The Ionic Spell (2001). El sello BCore estaba en boca de todos, la banda estrella eran sin duda Standstill, los medios se rendían a sus pies y todo hacía presagiar un futuro realmente prometedor, tanto para ellos como para la escena de la que provenían.

Tuve la suerte de asistir a su actuación en el FestiMad 2003, y la verdad es que dieron un buen show, con mucha clase e intensidad, eso sí algo menor que a la que nos habían mal acostumbrado en el pasado. Todo ello mientras la banda, sin yo tener plena consciencia de ello, coqueteaba en Sicilia con el teatro más extremo y radical, aislándose del mundo, de las dificultades para sobrevivir cuando te intentas dedicar a la música de forma profesional.

Sobre el escenario de aquella edición, Standstill parecían una banda que generaba interés, quizás con un relativo éxito entre manos, con las ideas claras, con todo el futuro por delante... Pero visto lo visto en el documental, todo parece que para ellos fue diametralmente opuesto. Sorprende, y mucho que sea así. Quizás es esa la imagen que también quieren ofrecer o es la que más les ha marcado, la que realmente más ha pesado y han arrastrado a lo largo de su trayectoria.

Diez Años Y Una Zanahoria (2008) refleja pues todo ese devenir, el más oscuro y desconocido, del que no han hablado los medios, el que se han tenido que comer ellos solos, sin nadie que les respalde o les consuele, dejándose amigos y compañeros de fatigas por el camino hasta desembocar en su último VivaLaGuerra (2006), cuya espectacular gira ha fusionado por fin esas inquietudes mostradas por la banda a lo largo de los años.
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música

Posts relacionados

0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Blog

Un repaso desenfadado y muy personal a la actualidad musical, de la mano del Director y Editor de Todas Las Novedades.

Posts más leídos

Algunas impresiones sobre el retorno de Jordi Skywalker

Javier Belmonte  | 01/07/2010
La noticia de la semana a nivel nacional es sin duda el regreso de Jordi Skywalker, vocalista de Buenas Noches, Rose, y la publicación de su primer disco en solitario tras 12 años de silencio.