Crónicas

En portada > Crónicas > Quique González, Sala La Riviera (Madrid 19/12/2009)

Quique González en Madrid

La Riviera
Crónicas | 28/12/2009
Quique González, Sala La Riviera (Madrid 19/12/2009)
Aunque el frío y la tardanza de Quique González a su cita con su público madrileño tensó el ambiente, su Daiquiri Blues consiguió caldear el ambiente en un concierto repleto de sorpresas.
Vota : | ResultadoVotos : 5
Setlist
01. Daiquiri Blues
02. Cuando Estés En Vena
03. Avería Y Rendición
04. Me Agarraste
05. Hasta Que Todo Te Encaje
06. Pájaros Mojados
07. Kamikazes Enamorados
08. Pequeño Rock and Roll
09. Un Arma Precisa
10. Deslumbrado
11. Suave Es La Noche
12. Algo Me Aleja De Ti
13. Riesgo Y Altura
14. Lo Voy A Derribar
15. Bajo La Lluvia
16. El Campeón
17. Salitre
18. Te Lo Dije
19. Hay Partida
20. Anoche Estuvo Aquí
21. Hotel Los Ángeles
22. Vidas Cruzadas
23. Su Día Libre
24. Restos De Stock
25. La Luna Debajo Del Brazo
26. Miss Camiseta Mojada
Quique González
Quique González
Quique González
Quique González
El frío del sábado abrazaba a Madrid con crueldad, las temperaturas bailaban sobre los 0 grados. Una fila de gente aguardaba y ansiaba el calor que la sala La Riviera iba a otorgarles. Eso sí, con retraso. Los problemas técnicos retrasaron durante más de tres cuartos de hora los horarios previstos para el maravilloso concierto que Quique González nos brindó. A las 8:30 las puertas de la sala se abrieron para alivio de todos. Y una hora más tarde, el artista madrileño ya lucía banda e instrumentos ante un público que abarrotó la sala. Atrás quedaron esos bares que le vieron crecer.

Para romper el hielo, Quique no se cortó un pelo. Estaba feliz y se le notaba, brindó con nosotros, pediendo disculpas por el retraso e invitándonos a un Daiquiri Blues, tema que da nombre a su último disco y motivo de la gira que lleva a Quique González a cantar por toda España. El público lo estaba deseando y estalló en aplausos al acabar la canción. Después se enfundó la armónica y, acompañado de su guitarra acústica, nos trajo Cuando Estés En Vena, precioso tema del último disco. Después hubo un tiempo para trabajos anteriores. Avería Y Redención y Me Agarraste fueron coreados por un público entregado. Quique se despojó de su guitarra acústica y, por primera vez en el concierto, se vistió con una eléctrica. Sonó entonces otro tema de su nuevo disco Hasta Que Todo Te Encaje. Lo estaba consiguiendo. Quique y su banda encandilaban a un público que comenzaba a volar. Lo hacían como los Pájaros Mojados, tema que sonó a continuación, con guitarra acústica, una versión increíblemente alegre en la que el público entregó sus gargantas a la causa. Y no se quedó ahí. David Soler, el nuevo fichaje del equipo de Quique para esta gira, estaba cumpliendo a la perfección con la guitarra eléctrica. Pero la dejó aparcada por un momento y se sentó en el Pedal Steel para interpretar con el resto de la banda Kamikazes Enamorados otro tema clave. La Riviera sonaba al unísono. 

Quique volvió a agitar la mezcla de su Daiquiri Blues (2009) e interpretó un tema de este disco. Un Arma Precisa. La banda lo estaba bordando. Y más aún cuando Pequeño Rock and Roll que alguna vez interpretó con Enrique Bunbury hizo las delicias de los allí presentes. Y después Deslumbrado, de su último disco, y Suave es la noche, de su disco anterior Avería Y Redención (2007), con la que consiguió meterle un plus de rock a un público muy tranquilo. Llegó después la primera dedicatoria del día por parte del cantante madrileño. Fue para David Serrano, hombre del equipo, incluso grabó uno de sus videoclips, y según Quique, “el hombre que mejor se ha portado conmigo”. Para él fue Lo Voy A Derribar, otro ingrediente del Daiquiri. Y después llamó al escenario a Cesar Pop, amigo íntimo y ‘teclado’ de Pereza. Entre ellos despacharon Algo Me Aleja De Ti, fundiéndose en un abrazo al terminar esta canción del ultimo álbum. Sobrepasábamos la hora del concierto, y el público tenía aun mucha sed. Eso no era problema para estos músicos; aun quedaba Daiquiri para un buen rato. 

Llegó el momento de presentar al resto de la banda. Julián Maeso (teclados, guitarra), Toni Jurado (batería) y Jacob Reguilón (bajo), fueron los primeros. Después llego el turno de David Soler (guitarra y Pedal Steel), entre las bromas por novato y la tremenda ilusión de un hombre que tiene mucho arte que mostrar. Después, tiempo para la música. Riesgo Y Altura, con su toque de jazz y su embriagadora ambientación nos dejó perplejos. Con el contrabajo todavía bocabajo y Quique con su guitarra acústica, David volvió al pedal steel para interpretar Nunca Podrán Con Nosotros, pieza del último disco. Y sorpresa. Uno de sus temas conocidos más melancólicos, Bajo La Lluvia, sonó más movido de lo habitual ante las maravilladas caras del público. Nadie se cansó de cantar. 

Había sido la noche en que el Barcelona había conseguido el último título de la temporada, el Mundialito de Clubes. Y eso no se le olvidó a Quique, madridista de corazón, que, con deportividad, dedicó El Campeón al victorioso equipo azulgrana.

Las primeras notas de Salitre fueron vitoreadas por la gente, que de nuevo se desgañitó cantando el tema. Incluso Quique guardó silencio para escuchar cantar al gentío. Y sonó un nombre que no puede faltar en un concierto de este artista. Restos De Stock que fue escrita en el último álbum por Miguel Ríos, un auténtico veterano y un gran amigo del madrileño. La canción fue para él. Y antes del descanso que se tomaría la banda hubo tiempo para un tema más Hay Partida, de su disco anterior,  que pese a unos problemas de sonido, fue el culmen perfecto para la primera parte del concierto

El público sabía que volvería, la cosa marchaba muy bien y no podía quedarse ahí. La banda asaltó de nuevo el escenario. La ovación fue sonora y Quique, tímido como siempre, pero lleno de magia, supo agradecerlo. Antes de su nueva retirada, sonaron cuatro temas más. Anoche Estuvo Aquí, con Jacob al contrabajo y David al pedal steel retomó la senda que la gente ansiaba. Y después, tiempo para tres ya clásicos, Te Lo Dije, una versión cañera de Hotel Los Ángeles y Vidas Cruzadas, entonadas por un público que vio como la banda se despedía y se escabullía por las salidas del escenario. Y eso si que no podía ser. Aun quedaban un par de temas de su último disco, y el público deseaba algún clásico más. 

El artista madrileño encontró  el momento de nuevo para presentar y agradecer a todo el equipo que le acompaña en esta gira y entonces, una luz dorada coloreo un escenario que escupía las primeras notas de Día Libre. La Luna Debajo Del Brazo fue la siguiente canción. Ya se lo había echado todo por encima, estaba empapado y era la hora de despedirse del público que le vio nacer y crecer. Muchos hubiesen apostado por el y, efectivamente, Miss Camiseta Mojada fue el tema de cierre elegido por la banda. Las gargantas hicieron un último esfuerzo. La banda se desnudó de instrumentos. Se abrazaban, estaban tan contentos o más que la gente que desde abajo les aplaudía. Se despidieron durante más de cinco minutos tras más de dos horas de música el público no cesaba de aplaudir. Un concierto sencillo, pero lleno de magia, como Quique González. Las puertas de La Riviera se abrieron entonces para dejar salir a la gente. Ahora ya nadie hacía mención al frío.

para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música

Crónicas relacionadas

Atari Teenage Riot en Madrid

Álvaro de Benito  | 03/12/2010

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

La Roux en Madrid

Andrés Collado  | 28/03/2010

Fito & Fitipaldis en Madrid

Soraya Valle  | 28/12/2009

Quique González en Valencia

Javier Belmonte  | 27/12/2009

The Prodigy en Madrid

Ángel Garrido  | 25/12/2009
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010