Crónicas

En portada > Crónicas > Xacobeo 2010, Monte Do Gozo (Santiago de Compostela 27/08/2010)

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Crónicas | 01/10/2010
Xacobeo 2010, Monte Do Gozo (Santiago de Compostela 27/08/2010)
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.
Etiquetas:
Vota : | ResultadoVotos : 0
Antes, vayamos por partes. El ambiente en las inmediaciones una hora antes de empezar los conciertos hacia justicia a la magia del año santo. Sólo las amenazantes nubes empañaban la estampa. The Right Ons salieron con una motivación extra, primero, fruto de su constante auge (fuera de nuestro país tienen una proyección imparable), segundo, por el reto al que hoy se enfrentaban. Un escaparate inmejorable para demostrar lo que muchos ya sabían, que son una de las bandas a tener en cuenta dentro del rock nacional. Su temas sonaron aún más fuertes que en el disco. Frescos, dinámicos, su música transmitía esa energía obligada dentro del mundo del rock and roll. Presentaban su último (gran) disco, “Look Inside Now”, del que tocaron un buen puñado de hits, que se estiraban hasta el desfase general de un grupo desatado en directo. Tienen imagen, y sobre todo, una lista de temas redondos que no merecen pasar desapercibidos. Una autopista sin peajes camino del éxito masivo.

Llegaba el momento “de culto” del festival, Jónsi (cantante de Sigur Ros probándose en solitario) entraba de puntillas, sin hacer ruido, y salía ante un público que no le estaba esperando. Miles de camisetas de Muse así lo acentuaban. Algunos artistas suelen ir a su ritmo, caso de Jónsi, que salió con la indumentaria tradicional de su tierra islandesa. Pronto, su prodigiosa voz copó absolutamente todo el Monte Do Gozo, mimetizándose con las primeras ráfagas de viento que por allí se daban cita. Parecía estar de paso, como el músico errante que toca en la calle para que lo perciban solo de refilón, pero para 30.000 personas que no tenían a donde ir, y que quedaban hipnotizadas en algún momento concreto por el encanto del islandés. Sonaba su guitarra con mimo, como el que pretende no hacer daño alguno, sumergiéndose él y su banda en un trance simbólico, del que ya no saldrían en toda la actuación. En cada canción, siempre esperabas un momento de arrebato (generalmente a cargo del encargado de la percusión, incontestable durante todo el concierto), donde la gente de venía arriba por inercia, contagiados de la vitalidad que contagiaban. Y se despertó Jónsi del trance, y miró al público fijamente por primera vez en todo el show, y se reafirmo nuevamente como el triunfador que es, y guardo para sí la estampa de un público que hablaría bien de él por mucho tiempo, al principio solo por las indumentarias que traían, finalmente por lo importante, por su música.

Con delicada puntualidad (como todo el festival) Muse hacían acto de presencia a las 22:35, y lo hacían sin ese inmenso escenario que lucieron en el Vicente Calderón, esto es, sin torres gigantes, sin platillos volantes, sin malabaristas. Decir que esto se esperaba (ya que compartían escenario con más grupos) aunque se tenía fe (o esperanza) de que llevaran un tinglado curioso. El juego de luces y los paneles que llevan de fondo sigue siendo espectacular, pero está lejos de lo que ofrecen en todo su esplendor. No fue el único hándicap. El otro enemigo era el viento, que comenzaba a hacerse notar en el Monte Do Gozo. Los principales afectados (yo diría únicos) éramos los que nos situamos a la izquierda del escenario, y más bien alejados del mismo, ya que el viento azotaba desde la derecha, y las pantallas de sonido de la izquierda, iban y venían como el típico altavoz que falla de forma intermitente.

Con esas guisas, el trió de Devon arrancaba, bajo mi sorpresa, con “New Born”, haciendo gala de un estado de forma envidiable, gustándose desde el primer momento, inapelables en la ejecución durante la hora y media de reloj que duró su show. No me gustó en exceso su repertorio (añoré más de una), centrado como es obvio en su último disco, del que tocaron “Uprising”, “United States Of Eurasia” (inevitable acordarse de Queen), “Resistance” (guitarra de doble mástil encima y estribillo poderoso), “Guiding Light” o “Undisclosed Desires”. Responde el público pletórico con hits antiguos, véase “Supermassive Black Hole”, “Time Is Running Out”, “Stockholm Syndrome”, “Plug In Baby” o “Starlight” (graciosísimos algunos borrachillos intentando, sin éxito, seguir el ritmo de las palmas).

Llegan los bises, y se calculan dos, dada la puntualidad excelsa del festival, y se presumen “Hysteria” y la épica “Knights of Cydonia”. ¡Bingo! Y además, por ese orden. Previsible, si, insuperable, también. Los últimos coletazos son espectaculares, y eso que no hay el escenario y los efectos soñados.

Es fácil ser Muse y salir vencedor de cualquier plaza, lo difícil es llegar a ser Muse, en la actualidad una de las bandas más grandes del planeta, sin que nadie te regalará nada (se me vienen a la cabeza muchas bandas a las que sí). Así pues, bendito y merecido éxito. Que dure.

Siempre tuve problemas para digerir la música de Pet Shot Boys, pero tenía cierto interés en verlos, por lo que supusieron para la cultura popular, y porque en el fondo, las ráfagas nostálgicas siempre vienen bien. Me los perdí, contra mi voluntad, así que me temo que nunca os contaré que tal les fue ante una audiencia que se quedaba en la mitad mientras el gran reclamo de la noche quedaba ya lejos en el horizonte.
Etiquetas:
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010