Crónicas

En portada > Crónicas > Resucitando al Rey del Pop (Teatro La Laboral, Gijón)

Forever King Of Pop en Gijón

Teatro de La Laboral
Crónicas | 20/04/2011
Resucitando al Rey del Pop (Teatro La Laboral, Gijón)
Por desgracia, nunca tuve la oportunidad de ver a Michael Jackson, pero con FOREVER KING OF POP, al menos lo he sentido bien cerca.
Etiquetas:
Vota : | ResultadoVotos : 0
ensayoforeverkingpop-thriller-640x640x80

Espectáculo: Aquello que se ofrece a la vista o a la contemplación intelectual, y es capaz de atraer la atención y mover el ánimo infundiéndole deleite, asombro, dolor u otros afectos más o menos vivos o nobles. Homenaje: Demostración pública de veneración y respeto a las personas encanecidas en el trabajo.

Si vinculamos ambas definición con el eslogan del que hacen gala en FOREVER KING OF POP (“El mejor espectáculo homenaje a Michael Jackson”), podemos hacernos una idea de la magnitud y dificultad de la empresa. Una gran responsabilidad, que exige un sacrificio y un estudio al milímetro del Rey del Pop.

Habrá quienes, de primeras, no vean este musical con buenos ojos. Estos pensarán que es una oportunidad única para hacer negocio con el legado de Michael Jackson. En el otro sector (entre los que me quiero incluir) estarán los que piensen lo mucho que influyó en la cultura popular y lo inevitable de este tipo de espectáculos, planificados desde la mayor admiración posible.

Olvidado pues este eterno debate, nos centramos en la materia. Podría enumerar un largo listado de piropos sobre el espectacular recinto de la Laboral y de su teatro (al cual acudía por primera vez), pero lo resumiré con dos premisas básicas: comodidad y excelente sonido. El escenario del teatro se dejaba completamente a disposición de los bailarines, y en los habitáculos interiores que había en las paredes se distinguían los músicos, cada uno en su rinconcito correspondiente. Una plataforma creaba una segunda altura en la que se elevaban los coristas y algún que otro bailarín que se perdía ocasionalmente por allí. De fondo, una comedida pantalla en la que se proyectan imágenes de Michael, de los músicos en primer plano y rótulos con los títulos de las canciones.

PRIMERA PARTE

Un breve popurrí con algunos temas imprescindibles (“Off The Wall”, “Rock With You”, “Dirty Diana”…) hace las funciones de intro. Aparecen algunos artistas a modo de presentación para dejar paso a Samuel Gómez y Carolina Serrato, que hacen las funciones de presentadores, encargándose de dar la nota de humor al musical, con bromas de aires infantiles, dirigidas claramente a los niños que ocupan buena parte de la asistencia. La pareja de presentadores también se encarga, en los paréntesis, de informarnos de datos de interés, bien en forma de cifras, bien en forma de anécdotas, para engordar un poco los méritos (de sobra conocidos) del homenajeado. La función de estos la veo razonable, pero estuvo lejos de agradarme, pues creo que el show perdía cierto ritmo.

Empiezan a destaparse los primeros clásicos (“I Want You Back”, “ABC”, “Blame It On The Boggie”) estos de su etapa como Jackson 5. Pero cuando verdaderamente arranca el show es cuando aparece Francisco Jackson (el principal imitador de Michael Jackson de los 4 que se dan cita) desde el suelo del escenario, imitando la entrada del Dangerous Tour, y retumba la potente “Jump”. De ahí en adelante, los éxitos de incalculable valor se suceden, uno tras otro, y los artistas lo tienen todo de cara, pero el nivel de exigencia es algo a tener en cuenta. “Beat It” se nos echa encima, con momento Van Halen inclusive. Para suavizar el ambiente, dos baladas comprometidas como “Earth Song” y “Human Nature”.

El potente bajo (altísimo, dándole un aire muy funky a todo el concierto) devuelve la energía con “Billie Jean”, y luego el ambiente callejero de “The Way You Make Me Feel” nos recuerda la precisión y el mimo con el que se han estudiado las coreografías originales. Apúntenle un tanto a Yolanda Torosio, encargada de las mismas. Tanto el vestuario como la puesta en escena son exactamente iguales que las de los videoclips originales. Mampuele (el segundo Michael en discordia, este con voz propia) se corona con la preciosa “Speechless”, con la sola compañía de la guitarra acústica.

Cuando parece que va a llegar el descanso, las luces vuelven a apagarse por completo, y aparecen, delante de una pantalla gigante, dos estudiantes enamorados en plena noche que se ven sorprendidos por la luna llena. Sin previo aviso, aparecen zombies por todos lados, dando sustos por los asientos a los pequeños (y no tan pequeños) mientras se dirigen al escenario para representar el videoclip original de “Thriller”, en uno de los mejores momentos del show. Los zombies se apoderan de Francisco Jackson y lo introducen en una caja de madera invocando a los espíritus de la noche. Cuando estos se manifiestan, aparece la magia, y el protagonista desaparece de la caja para aparecer en lo alto del palco izquierdo ante nuestro asombro mayúsculo.

SEGUNDA PARTE

En los 15 minutos de descanso, y mientras saboreo mi café, aprecio las caras de felicidad absoluta de la gente, que ya se da más que contenta con la primera mitad del espectáculo. Pero aún faltaban muchas sorpresas. Como primera novedad, un coro góspel Irrumpe en el escenario, para prácticamente no abandonarlo, formando parte activa en lo que queda de show. Entonan a capella alguna pieza (“Leave Me Alone”, “Don`t Care About Us“) dando paso al soul de “Don´t Stop Til You Get Enough”. No está mal, pero el listón estaba demasiado alto. Tampoco pasa el corte el tema de la BSO de El Mago De Oz (a pesar del fabuloso vestuario). La cosa mejora con la versión en español de la preciosa “I Just Can´t Stop Loving You”. Vuelve a sonar “The Way You Make Me Feel”, y me veo sorprendido por el vestuario, todos van de gansters. Esta, haciendo las funciones de puente, da paso a, obviamente, “Smooth Criminal”, en la que los artistas vuelven a clavar la puesta en escena a la que nos tenía acostumbrado Michael Jackson. Incluso con los efectos de los bailarines retando a la gravedad mientras se inclinan hacia adelante en una posición imposible. Mucho más plástica es la escenografía de “Man On The Mirror”, con dos bailarines haciendo las funciones de espejo en un ejercicio de sincronización estético y acertado.

Heal The World” y “We Are The Wall”, ambas apoyadas por el coro góspel, elevan considerablemente el nivel, con una puesta en escena espectacular por parte de los bailarines, dando lugar a los momentos más emotivos del show. El final apoteósico de estas dan a entender una despedida definitiva, pero “Black Or White” aún estaba en la recamara.

Van apareciendo en escena casi todos los miembros del reparto, y la intensidad va subiendo paulatinamente. Los artistas, desatados en este climax final, contagian al público en esta recta final, y uno ya no puede sentarse en la butaca. Tras dos amagos inconclusos, “Shake A Body” pone definitivamente el broche final, entre los sonoros aplausos y el jubilo desmedido del público.

Al respirar ese ambiente final, con artistas y público rebosantes de felicidad, uno puede comprender la huella imborrable que ha dejado Michael Jackson tanto en unos como en otros. En esta congregación casi familiar, niños, padres y abuelos vuelven a sentir la ilusión de los primeros. Y todo gracias a la obra de Michael Jackson. Por desgracia, nunca tuve la oportunidad de ver al original, pero con FOREVER KING OF POP, al menos lo he sentido bien cerca.

Etiquetas:
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010