Crónicas

En portada > Crónicas > Festival The Fiesta (Lab Café, Gijón)

Pony Bravo, Vetusta Morla, New Young Pony Club en Gijón

Lab Café
Crónicas | 29/11/2011
Festival The Fiesta (Lab Café, Gijón)

Uno de los platos fuertes de la programación musical del FICX. Tercera edición de este mini festival donde se apuesta por grupos en auge y con estatus de culto.

Etiquetas:
Vota : | ResultadoVotos : 0
DSC_0213
DSC_0220
DSC_0283
DSC_0322
DSC_0354

Las condiciones climatológicas no son propicias ni estables en Asturias a estas alturas del año, y el riesgo de hacer un evento así al aire libre es demasiado elevado. Por ello el festival The Fiesta busca refugio en el Lab Café, una nave grande y con condiciones optimas para el directo.

Los encargados de abrir esta velada serían los sevillanos Pony Bravo. Clasificar a estos chicos es una más que ardua tarea. Un grupo de culto de los que ya no quedan. Una propuesta arriesgadísima y ecléctica. Los que no los conocían, cruzaban miradas en busca de una explicación, intentando entenderlos. Como ellos dicen, tienen un poco de Triana, un poco de los Doors, y mucho de sí mismos. Su personalidad aplastante se desarrolla con mayor fluidez en el directo, donde transmiten toda su esencia. De hecho, muchos de los que empezaron con los interrogantes en la cabeza, se dejaban llevar poco a poco por los ritmos imprevisibles, a veces reggae, a veces psicodélicos, a veces étnicos. Tocaron mucho de sus dos últimos discos, en donde destacaron el gracioso viaje de “Noche De Setas”, y el desarrollo instrumental de “El Guarda Forestal”. Tras casi una hora de show, pusieron broche con un tema nuevo, “Mi DNI”, una especie de rap con aires de improvisación, y una letra que acabó por inyectarse en nuestras cabezas irremediablemente. Te pueden gustar más o menos, pero te costará olvidarlos.


El recinto comenzaba a llenarse a medida que se acercaba la hora de Vetusta Morla. Serían poco más de la una y media cuando los madrileños asomaban por el escenario con el grito de fondo (femenino en su mayor parte) que anunciaba el clímax de la noche.

Como era de esperar, la sinuosa y delicada “Los Días Raros” era la encargada de abrir y de calentar las gargantas. Basta aguantar al crecimiento de este corte para que uno pueda imaginarse a Vetusta Morla llenando estadios, con fuegos artificiales, toneladas de confeti y las gargantas de miles de personas como un coro masivo, descargando esa emoción fácil y contenida al unísono, pues este es el paso que les falta por dar.

Y es que Vetusta Morla es uno grupo de esos que te desarman en directo gracias al apoyo incondicional de un público fiel y entregado desde el comienzo. Ellos dan y reciben, retroalimentandose del cariño de los fans.

En lo que respecta al repertorio, los que siguen protagonizando los mejores momentos del show son los cortes de su debut. Faltó “Valiente”, pero bastó con “Copenhague” (una de las favoritas indiscutibles para los presentes), “Sharabbey Road” (imagínense una fiesta increíble, con todo el público dividido en dos bandos haciendo coros, “Lo lo los” por un lado, “La la las” por otro), “Sálvese Quien Pueda” (otro himno), y “La Cuadratura Del Círculo” (me reafirmo en que es, con mucho, su mejor arma de directo). Estas dos últimas quedaron para el final, en un broche apoteósico.

En cambio, algunas de su segundo largo dejan un ambiente frio y de declive. “Maldita Dulzura”, “Mapas” o “El Hombre Del Saco” (además de la citada “Los Días Raros”) probablemente serán las que sobrevivan en su repertorio a largo plazo. Como la rareza “Un Plan Mejor” (incluída en Elige Siempre Cara, documental sobre el VIH), que dejó un muy buen sabor de boca.

Siguen teniendo muchos detractores, pero conviene reconocerles el mérito que tienen, pues del peligroso terreno del indie han pasado a fenómeno de masas de crecimiento imparable.

New Young Pony Club
tuvieron que recomponerse a la desbandada masiva que se produjo tras el concierto de Vetusta Morla. Y es que a esas horas las fuerzas y los ánimos ya no son los mismos, y uno se pregunta si era mejor que cerraran los madrileños para que la gente aguantase hasta el final.
No obstante, los ingleses estuvieron correctos, con un sonido decente, aunque no consiguieron trasladar a un público ya muy pasivo la energía de su propuesta. Y ni su gran hit, “Ice Cream” logró sacar al respetable de ese estado de ausencia.

Para cerrar esta tercera edición del festival The Fiesta, el reputado DJ Amable se encargó de la díficil papeleta de mantener a las almas nocturnas que aún deambulaban por el enorme (y casi vacio) recinto. Como llamas que se apagaban, con las pulsaciones bajando lentamente, idem de la espera de una próxima edición, que esperamos que llegue con más y mejor.  

Etiquetas:
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010