Crónicas

En portada > Crónicas > Broche de oro a la gira de VBA en Oviedo

Vargas, Appice & Shortino en Oviedo

Crónicas | 13/03/2012
Broche de oro a la gira de VBA en Oviedo

O como 3 leyendas de la música repasan un granado repertorio de clásicos del rock, rememorando viejos laureles en su lucha eterna por mantener viva la llama del rock.

Etiquetas:
Vota : | ResultadoVotos : 0
DSC_0390
DSC_0401
DSC_0406
DSC_0416
DSC_0471
DSC_0478
DSC_0503

Domingo. Noche de concierto. Si, ya sé que suena extraño, pero la demanda que está teniendo la gira del combo VBA obliga a apretar el calendario buscando soluciones en cualquier día de la semana. Este era el concierto encargado de cerrar la gira española, y el ambiente estaba algo enrarecido.

En primer lugar,
Jorge Salán, encargado de calentar motores, no compadeció (ni se nombraron los motivos de su ausencia). En segundo, puntualidad española, esto es, si te digo a las 9 bien puede ser a las 10. Y así fue como, con cierta desidia, fueron apareciendo por el escenario el trío de leyendas formado por Javier Vargas, Carmine Appice (Cactus, Vanilla Fudge) y Paul Shortino (Quiet Riot, Rough Cutt, King Cobra). Del proyecto original de VBA faltaba el bajista Tim Bogert, sustituido a las mil maravillas por Luis Mayol, viejo compañero de fatigas de Javier en la Vargas Blues Band.

 “Hijo, hoy por fin vas a ver un concierto en condiciones” pregonaba orgulloso un padre a su hijo, mientras de fondo ya explotaba el “Long Way To The Top” de AC/DC. Un tema al que recurren para abrir sus shows, y que agradecieron los allí presentes en la Sala Tribeca (más de media entrada).


Sonaban himnos de la talla de“Soul Of Love” de Paul Rogers o el “Black Night” de Deep Purple pero daba la impresión de que a los 4 músicos les estaba costando pillar el ritmo. Y es que ya no tienen 20 años estos chicos para hacer una semana entera de conciertos seguidos, sin descanso, sin miramientos a la hora de exigirse lo mejor de si mismos.


El peor parado fue sin duda Paul Shortino, pues la voz es el instrumento que más fácil se puede desgastar, y el pobre Paul sufrió como ninguno los 100 minutos de actuación. Con la voz cascada y con las fuerzas en la reserva, pero con el sentido del humor intacto, Paul Shortino aún dejaba asomar destellos del potencial que atesora, como en el “Right On” de Ray Barretto, en donde imitaba (a la perfección) el sonido de un trombón ante las caras de asombro de los presentes, o en su homenaje a su buen amigo Dio, interpretando a capela un emotivo “Heaven & Hell” en la que exigía constantemente nuestra colaboración en los coros.


Y si Shortino era la imagen, el carisma, el foco de atención, el motor lo ponía el incombustible Carmine Appice, manteniendo al grupo con su intensidad. Y es que el momento de la noche fue suyo. Reinaba el ecuador del show cuando Carmine se quedaba solo en su batería para arremeter un solo bestial, furioso, incendiario, tan poderoso que los más mayores del lugar rejuvenecieron 20 años. Y el primero de ellos fue el propio Appice, que parecía un joven aporreando la batería con las fuerzas de un adolescente. Luego se levanto jaleado por el respetable, se dirigió al micro con las dos baquetas y nos pidió que le siguieran, algo que fue imposible pues el nivel de exigencia se fue incrementando hasta hacer de la empresa algo inviable.


El resto de la actuación, ya no se podría valorar en su justa medida. El solo de Carmine Appice eclipsó por completo el antes y el después, dejando en nuestra retina un regalo histórico.


A Javier Vargas y a Luis Mayol, acostumbrados (sobre todo el primero) a un lucimiento sin límites, no les quedaba más que sacar todo su talento a pasear sino quería quedar en evidencia. Competencia sana que se agradecía, pues Javier recurría con brillantez al uso del slide a la menor ocasión, y procuraba ser más eficaz que empalagoso, algo a lo que no nos tiene acostumbrados. Y así fueron sucediéndose clásicos de la música popular de Janis Joplin (“Piece Of My Heart”), de Cream (“Politician”), Rod Steward (“Do You Think I´m Sexy”), Willie Dixon (“Spoonfull”) o Vanilla Fudge (“You Keep Me Hanging On”), todos y cada uno de ellos enfrascados en ese aroma a sonido AOR tan de los 80. Sin embargo, no les perdonaré que no interpretaran “Parissienne Walkways” de Gary Moore, mi preferida de su repertorio.


 “
Metal Health” de Quiet Riot y “One Way Out” de los Alman Brothers pusieron el punto y final, sin bises, sin medias tintas. Y es que la carga de los conciertos anteriores les pasó factura y en Oviedo no estaban para la épica. Aún así, se entregaron totalmente sabedores de que era  su último bolo en España. Ahora, un más que merecido descanso para estos “jóvenes” que ayudan a mantener intacto, cada día, el espíritu del Rock & Roll.

Etiquetas:
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010