Crónicas

En portada > Crónicas > Hardrock de alto voltaje. ElDorado (Sala El Club, Avilés)

ElDorado en Avilés

Sala El Club
Crónicas | 10/12/2013
Hardrock de alto voltaje. ElDorado (Sala El Club, Avilés)

Los cambios en la formación no le restan pegada a una de las bandas de hardrock más potentes de la escena nacional. El bautizado como New Vintage Rock es digno de disfrutarse en directo, pues es la única forma de medir su verdadero poderío. 

Etiquetas:
Vota : | ResultadoVotos : 1
ElDorado (Sala El Club - Avilés 2013)
ElDorado (Sala El Club - Avilés 2013) 2

Tuve la oportunidad de verlos en el Café Bar Dom Pedro de Gijón en marzo de 2010. En aquella ocasión el concierto había sido gratuito y no llegabamos a las 30 personas. Por aquel entonces rodaban con el segundo disco bajo el brazo, "Golden", y la formación era otra. Es más, el bajista César Sánchez es el único superviviente de la formación original.

Tres años después y tras cambios en el seno de la banda (recién llegado está practicamente el jóven batería Christian Giardino, que tiene la difícil papaleta de hacer olvidar a un crack como Javier Planelles; adaptado ya al engranaje de la banda está el virtuoso guitarrista Andrés Duende) ElDorado gozan de cierto estatus. Su último largo, "Paranormal Radio" ha sido elegido como mejor disco de hardrock/metal nacional en los Premios de la Música Independiente, pero a pesar del reconocimiento, la banda no arrastra masas precisamente. En la sala El Club seríamos unas 100 personas.

Tras la Intro, las elegidas para abrir fueron "Juegos De Medianoche" y "Nuestra Sombra", nada destacable entre un repertorio que, para mi humilde opinión, pudieron mejorar considerablemente, pues dejaron de lado cortes abrumadores incluídos en su segundo largo como "La Gran Evasión" (que a mi personalmente se me antoja imprescindible) o la cover del "I Don´t Need No Doctor" de Ray Charles, y no estaría mal algún guiño a los que les seguimos desde los comienzos, rescatando algún corte de su debut ("Identidad" por ejemplo).

De su último disco añoré "El Último Tren", un pepinazo que podría funcionar bastante bien en directo. Pero no van a ser todo sombras. Si se incluyeron sin embargo "Space Mambo", "Domingo Extraño / Bright Sunday", "Reactor" (realmente contundente en directo), y las más sosegadas "Mujer De Otoño / Lady Of The Mountain" y "Kassandra", todas estas piezas clave en el repertorio. Lo bueno realmente es que los conciertos de ElDorado tienen algo de imprevisible. Tienen para elegir y se pueden permitir el lujo de prescindir de artefactos sonoros que ya quisieran otras bandas para si. Y además, pueden sacar pecho por atreverse a las improvisaciones en algunas fases del show.

Los madrileños suelen acercar siempre a la hora de elegir que versiones hacer: "Helter Skelter" de los Beatles sonó realmente potente; el guiño a Ten Years After antes de dar paso al "Blue Jay Winds" (ambas en formato acústico con Jesus Trujillo sólo en el escenario mientras el resto descansaban de cara a los bises) fue una gozada; y el broche con "Inside looking Out" (canción original de los The Animals pero versionada por sus admirados Grand Funk Railroad) inmejorable.

Y es que dos horas de concierto dan para mucho. Y más si los 4 integrantes buscan el lucimiento personal. Es indudable la calidad de cada uno, pero en ocasiones pretenden gustarse demasiado, alejándose en exceso del núcleo de la canción, entrando en una especie de espiral o de bucle del que parece costarles salir. Es verdad que esto es algo que los grandes grupos de rock en los 70 practicaban con asiduidad, pero que puede convertirse en un arma de doble filo, pues puede salir bien con públicos más entregados (y con más educación por otra parte, porque me parece una falta de respeto total a los músicos el constante coloquio de los presentes durante la actuación), pero en este caso hizo que la gente se desconectara en cierta medida del concierto. Sólo un parte del público conecto realmente con ellos, y la otra nos privó de disfrutar de momentos que en otro marco serían mágicos.

Luces y sombras pues, aunque claro está, mucho más de lo primero que de lo segundo. Cuando cogen velocidad de crucero y se entonan son el grupo poderoso que todos desean ver. La estabilidad en el seno de la banda y la compenetración en sus directos les dará ese plus para consagrarlos como se merecen. 

Etiquetas:
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música

Crónicas relacionadas

Eldorado en Gijón

Jonathan Pérez del Río  | 06/04/2010

Eldorado en Madrid

Araceli Lobo  | 29/11/2009
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010