Crónicas

En portada > Crónicas > Undrop, Sala Arena (Madrid 17/07/1998)

Undrop en Madrid

Sala Arena
Crónicas | 17/07/1998
Era la ocasión de comprobar en directo que Undrop son algo más que un grupo de anuncio y que tienen repertorio de entidad para mantener un concierto y no sólo una canción pegadiza. El objetivo quedó cumplido.
Etiquetas:
Vota : | ResultadoVotos : 0
El trío formado por los hermanos Rundquist y Antonio Crespo dejó claro todo su potencial, desplegando energía sobre el escenario y conectando con el público a través de un amplio abanico de sonidos que incluye desde el reggae a las rancheras pasando por el pop, el rock o los sonidos orientales.

Extramusicalmente, también es digno de destacar un detalle que tuvo el grupo. Cuando se enteraron de que los responsables de la sala negaban el acceso a los menores de 16 años (franja de edad en la que se encuentran muchos fans de Undrop), y tras tratar infructuosamente de llegar a un acuerdo, el trío agarró los instrumentos acústicos y salió a la calle a tocar durante varios minutos para quienes tuvieron que quedarse en la puerta.

Con un calor infernal en la sala (¿por qué no se enchufa el aire acondicionado en esta sala durante los conciertos?), que registró una entrada considerable, empezaron como aperitivo los donostiarras Purr, formación que practica rock con distorsión de guitarras e influencias noise con la que algunos ya dieron por iniciada la fiesta y se marcaron un primer amago de pogo. Cuarenta minutos de calentamiento para pasar el testigo a los protagonistas de la noche, Undrop, que tardaron en aparecer sobre el escenario.

Cuando la paciencia se iba acabando, se apagaron las luces y surgieron de un lateral Thomas (guitarra y voz) con su tabla de skate, Steffan (batería y voz) y Antonio (bajo) tocando los primeros acordes de Gaura Hari. Enseguida conectaron con un público con ganas de verles en directo y que conocía las letras de todas las canciones de The Crossing, su único trabajo hasta el momento. Así fueron sonando Wake up, Side by side, Forever o Mother nature a una velocidad considerablemente mayor a como están registradas en disco y con un sonido aceptable.

Por supuesto, tampoco faltó Train, verdadero estandarte del grupo y que tocaron en dos ocasiones; nada más rasgar las primeras notas de guitarra, el recinto se venía abajo y los coros improvisados se volvían unánimes. Es claramente su tema más rotundo, pero no por ello desmerece a los demás de su propio repertorio o algunas versiones, como la de Police, con la cual cerraron el concierto. Hasta tres veces tuvieron que volver a aparecer en escena y, aun así, no lograron dar por satisfecha a la gente que todavía pedía más. Además, entre canción y canción, dejaron claras sus ideas sobre algunos temas, prolongación de su mística forma de vida, como el rechazo al alcohol y las drogas y, por supuesto, el profundo respeto a la naturaleza, para cuya conservación hicieron un llamamiento.

Finalmente, carreras y colas en los camerinos para conseguir los autógrafos de la última sensación del panorama independiente español, punto final protagonizado por los fans para un concierto que permite augurar un prometedor futuro para esta banda a pesar de que algunos sólo la quieran ver como un producto comercial.
Etiquetas:
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música

Crónicas relacionadas

Atari Teenage Riot en Madrid

Álvaro de Benito  | 03/12/2010

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

La Roux en Madrid

Andrés Collado  | 28/03/2010

Quique González en Madrid

Araceli Lobo  | 28/12/2009

Fito & Fitipaldis en Madrid

Soraya Valle  | 28/12/2009

The Prodigy en Madrid

Ángel Garrido  | 25/12/2009
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010