Crónicas

En portada > Crónicas > Tom Jones, Palacio de los Deportes (Madrid 13/05/2000)

Tom Jones en Madrid

Palacio de los Deportes
Crónicas | 13/05/2000
Es curioso, sin duda. El renacer de Tom Jones tiene pocas explicaciones, pero, después de verle, habrá que aceptar que es merecido. De Jones se publicaron durante los noventa una media de cinco recopilatorios anuales suyos en distintas compañías. Ninguno tuvo más que unas ventas discretas que a lo único que animaban era a sacar otro con el mismo bajo presupuesto.
Vota : | ResultadoVotos : 0
En España sendos álbumes de grandes éxitos aparecieron en el 94 y el 95. Tampoco aquí ocurrió absolutamente nada. Era lo normal, ya que si Tom Jones fue una enorme figura dentro del pop juvenil de los últimos sesenta y los primeros setenta lo cierto es que, mirando la historia de los charts británicos, siempre estuvo por detrás de los verdaderamente grandes. Por muchos discos que vendiera siempre fue un artista de televisión llegado en el momento justo en el que las jovencitas de medio mundo no encontraban a su "lover" platónico. Quien no fuera fan suyo sólo podía recordar cuatro o cinco temas y su manera de moverse en los programas realizados por Valerio Lazarov en blanco y negro. Ahora, sin embargo, los hijos y las hijas de quienes le tuvieron aprecio le alaban y llenan hasta un límite insospechado los recintos en los que toca.

Jones se presentó en Madrid con muchas ventajas a su favor. Contaba con el recuerdo de sus canciones, con el valor de "Reload" y con una experiencia que pasa por más de treinta años dentro del mundo del espectáculo. "Reload", el disco que grabó el año pasado con figuras más jóvenes de la música, ha sido su llave hacia un segundo paraíso. Engelbert Humperdinck, contemporáneo de Jones en su mejor época y también ídolo de jovencitas soñadoras, intentó hace un par de años volver a la escena con las mismas armas que el galés esgrime en su último álbum de estudio. Humperdinck no tuvo éxito, pero Jones se encuentra ahora compitiendo en las listas de éxito contra sí mismo con un recopilatorio que vuelve a poner de actualidad sus temas más añejos.

El éxito siempre anima a la gira. Hasta sesenta fechas contrató el Tigre a lo largo y ancho de toda Europa en un tour que paraba dos veces en España. Lo que ofrece no es diferente a lo que se podía esperar de él, pero, eso sí, lo muestra como se hacían antes las cosas, con una profesionalidad de lo más elogiable, banda de once personas que incluyen sección de metales y tres agresivas vocalistas, sonido cuidado con la voz (¡qué vozarrón!) siempre por delante, una iluminación que ofrece efectos vistosos y unas fans adorables que son capaces de vaciar el armario de ropa interior para írselo tirando poquito a poquito a fin de que Jones se limpie el sudor y devuelva el recuerdo. Si a eso añades un medido repertorio en el que los grandes éxitos de este hombre son aderezados con las versiones que muestra en el "Reload" es imposible poner pegas a la reaparición.

¿O sí? Porque hay veces que, con todo a su favor, es uno mismo quien no da la talla. No es éste el caso. Las interpretaciones de "Memphis" o el recuerdo a su Gales natal en "Green, green grass of home" demostraron que Jones puede mantener el nivel dentro de todo el entramado. Cierto es que tiene que parar el show con un intermedio, pero probablemente eso lo agradece también el público madurito que no está muy acostumbrado a espectáculos de más de dos horas.

En Madrid, las muestras de "Reload" ("Burning down the house", "Aint that a lot of love", "Sometimes we cry", "Motherless child", "Sex bomb", "Mama told me not to come", "Are you gonna go my way"...) fueron celebradas, pero las canciones que llevaron al público hasta una especie de éxtasis colectivo no fueron otras que las clásicas "What's new Pussycat?", "Midnight hour", "Hold on I'm coming", "It's not unusual" y la version del "You can leave your hat on", la cual dio el pistoletazo de salida al derroche de algarabía que inundó el Palacio de Deportes.

Todo perfecto: la gente entusiasmada (pocas veces se ha podido ver así el recinto madrileño) y el Tigre reivindicado. ¿Alguno de los artistas españoles de la generación de Jones será tan inteligente y tendrá suficiente carisma como para volver de las cenizas sin necesidad de arrastrarse?
para Todas Las Novedades
Magazine dedicado al mundo de la Música

Crónicas relacionadas

Atari Teenage Riot en Madrid

Álvaro de Benito  | 03/12/2010

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

La Roux en Madrid

Andrés Collado  | 28/03/2010

Quique González en Madrid

Araceli Lobo  | 28/12/2009

Fito & Fitipaldis en Madrid

Soraya Valle  | 28/12/2009

The Prodigy en Madrid

Ángel Garrido  | 25/12/2009
0 comentarios
Añadir un nuevo comentario
Título
Nombre de usuario *
Correo electrónico *
Sitio web
Comentario *
Publicidad

Crónicas más leídas

Xacobeo 2010 - O Festival en Santiago de Compostela

Monte Do Gozo
Jonathan Pérez del Río  | 01/10/2010
Es norma general alabar con suma facilidad a esas bandas de la élite, denominadas GRANDES, y ensalzar sus directos, directos que ya se ensalzan (por si solos) gracias a una parafernalia fuera de lo común. Lo fácil pues, es hacer lo propio, y narrar el concierto de Muse como una hipérbole en sí mismo, y de esa forma, cumplir con el trámite. No esperen eso de un servidor, pues no todo será de color de rosa.

Mark Lanegan en Madrid

The Bane  | 20/05/2010

Lori Meyers en Valencia

Andrés Collado  | 26/05/2010

Musikeo en Ribadeo

Jonathan Pérez del Río  | 26/08/2010

Airbourne en Madrid

Ángel Garrido  | 27/04/2010