Etiquetas
3 de Diciembre de 2009, 21.30 horas. El Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid se teñía de negro para recibir a su diabólica majestad. Nadie quería perderse el único show que dió Marilyn Manson en Madrid, presentándonos su séptimo disco de estudio The High End Of Low (2009).
Los reyes del Pop electrónico pisaron tierra hispánica para dejar buena cuenta de que siguen siendo los números 1 en su terreno. Depeche Mode reinventan Madrid.
La tercera visita oficial del cuarteto británico a nuestro país, sin incluir la del pasado mes de mayo en Pachá, colgó con rotundidad, semanas antes, el cartel de no hay entradas.
Hay ocasiones en las que hacerse ilusiones con un concierto es verdadera tontería. Cuando tú vas a ver a Eric Clapton ya no puedes pretender (iluso) que este hombre te dé gusto y se destroce delante de ti como si fuera un principiante que tuviera que demostrar algo. Ahora, como antes hiciera Lou Reed en su última gira, toca para él, para darse placer y para recuperar canciones que no ven un escenario casi desde que fueron compuestas.
En cuanto se anunció un nuevo paso por España de AC/DC la enorme legión de fans con la que cuenta este grupo en nuestro país puso pies en polvorosa y terminó con las entradas puestas a la venta en un plis plas.
Era, en teoría, el último paso de la banda de Billy Corgan por nuestra ciudad y eso animaba a pensar que el grupo se ofrecería ante la audiencia con más y mejor actitud que la que ha mostrado en sus anteriores visitas a Madrid. Animaba también el ver el enorme despliegue que los Pumpkins traían consigo, con un buen número de camiones preparados para transportar un equipo voluminoso y una puesta en escena con cierta espectaularidad.
Publicidad