Etiquetas
El disco de La Nevera ha sido un producto esperado durante mucho tiempo, tanto que puede que el tirón que tuvo la banda hace un par de años no haya obtenido la justa repercusión que la banda hubiera merecido.
Desde luego, pocas presentaciones pueden ser tan impresionantes como las que realizó Latino Diablo en la Sala El Sol. Da gusto y esperanza el ver que un grupo que empieza es capaz de demostrar en el escenario que les da sopas con onda a tantos figurones que son incapaces de entretener mínimamente a quienes asisten a sus presentaciones, llenas siempre de comilones a gogó y de la jet set de las revistas rosas.
Yo me había asumido ya como un "incompetente" para el Rap. No terminaba de coger el sentido estético del género y cada cosa que escuchaba me parecía monótona. Cuando me creía perdido para la causa me han llegado en poco más de dos meses una buena cantidad de discos de Rap en castellano que me han hecho replantearme mi caso. Al fin y al cabo, la música avanza y, si me cierro en banda, no adelantaré nada y, por el contrario, me perderé cosas que pueden ser muy válidas.
De acuerdo que todo el mundo sabe que en El Sol los conciertos no empiezan a las once y media, como pone en casi todas partes, pero no es cuestión de esperar hora y media y que los murcianos se retrasaran hasta la una menos cinco para comenzar su actuación.
Tal vez sea un poco tarde para hablar de estos conciertos, pero el adelanto que tuvimos que llevar para entregar en imprenta antes de las fechas navideñas hizo que se quedaran fuera de reseña en el número anterior, algo que puede ser injusto en algunos casos e irrelevante en otros.
Tal vez sea un poco tarde para hablar de estos conciertos, pero el adelanto que tuvimos que llevar para entregar en imprenta antes de las fechas navideñas hizo que se quedaran fuera de reseña en el número anterior, algo que puede ser injusto en algunos casos e irrelevante en otros.
Publicidad